jueves, 27 de junio de 2013

¿A qué llamamos Cine de Atracciones?

El nacimiento del cine supuso un antes y un después en la sociedad de finales del siglo XIX. Las vistas realistas les mostraba el mundo y las escenas que eran frecuentes en el día a día pero, cuando realmente vieron que lo que veían en la pantalla pasaba de ser escenas habituales en escenas llenas de magia, fue cuando se dio paso al nacimiento de lo que conocemos como cine de atracciones.

Tom Gunning
Aún así no se hasta muchos años más tarde que no se acuña el término de Cine de Atracciones. El responsable de bautizar este tipo de cine fue el crítico Tom Gunning a finales de los años ochenta.
Lo que llevó a nombrarlo así fue porque el cine de trucos era considerado como un espectáculo de feria y porque la relación que mantenía el espectador con el film, antes de 1908 ya que era el momento en que el cinematógrafo era una atracción más para todos aquellos ciudadanos que asistían en los momentos de ocio en la feria ambulante, era muy diferente a como la que se mantiene hoy en día.

El espectador era pasivo ya que sólo le interesaba captar una emoción instantánea que le sorprendiera y le dejara impactado por este motivo los espectadores asistían a estas sesiones de cinema. Al no existir el cine narrativo los directores impresionaban a su público con trucos de magia impensables en la gran pantalla. A continuación pasamos a ampliar estas informaciones.

El cine de entre 1905 - 1909 no tenía como propósito final contar historias ya que el cine era visto como una atracción haciendo referencia a aparatos de feria que llamaban la atención. El cine de los primeros tiempos no buscaba una neutralidad que se buscaba en ejemplos de cine anteriores. Aquí en cambio el film consistía con un simple plan sin truco es considerado como un gesto cinematográfico de presentación.
La idea de Tom Gunning sobre el cine previo al éxito del cine narrativo era la atracción que dominó hasta 1908.El deseo de mostrar interactuaba con el de explicar y era en ese momento donde se encontraba el reto de saber organizar estos dos aspectos. Es por este motivo que el cine de atracciones constituye un reclamo de atención para el espectador ya que tanto las encontramos inmersas en el hilo conductor de la película pero también las podemos entender como un medio de comunicación con el espectador.

Este cine constituye una temporalidad muy determinada frente a los filmes de cine narrativo. En estas cintas no se juega con el pasado resiente y futuro de los personajes sino que lo que realmente importa es el truco que sorprenderá a quien se encuentre delante de la pantalla y de una manera bastante breve. No significa que la acción siempre ocurra de manera sorprendente y no se pueda jugar con la temporalidad ya que el truco merece algo más de tiempo antes de ser ejecutado y de esta manera se crea unos momentos de atención y nervios de la espectador.

Encontramos todo un catálogo de características típicas que nos hacen poder reconocer si estamos ante un filme de cine de atracciones. Además del trucos de magia lo que es más habitual e importante es que el personaje que se encuentra en la pantalla nos cuenta todo lo que hará desde que comienza el film hasta que se acaba el filme. Primero les atrae la atención explicando todo lo que tiene a su alrededor y seguidamente los prepara para el momento álgido de la cinta, la sorpresa del truco.

El mismo acto de enseñar en que se basa el cine de atracciones, se presenta a sí mismo como una ruptura temporal y no un desarrollo del tiempo. Las atracciones géneros al espectador un desarrollo temporal pero una vez éste las ve acaba ya que descubre cuál es la sorpresa que nos tenía preparada el mago.

El cine de atracciones tiene diferentes estructuras desde ir combinando trucos con la trama del filme, intentando hacer que estos pasen desapercibidos a ojos de los espectadores, hasta terminar con una atracción final que sea como un estallido de magia y fantasía, creando un final apoteósico . Este final apoteósico proviene de los espectáculos de teatro o la pantomima donde los personajes clave vuelven a aparecer en un espacio temporal que resume el argumento principal que sirven también para ofrecer efectos escénicos a través del escenario y de la posición de los personajes.

Cada instante de cada filmes de cine de atracciones nos ofrece una posibilidad de una alteración radical e implica una discontinuidad de instantes, imágenes e intermitentes. No todo el cine de atracciones supone un impacto en el espectador y lo que realmente hace que se sienta atraído por ver más filmes son los trucos para que así experimenta un instante puro.

1 comentario:

  1. Gracias por tu colaboración con la historia del cine, me encanto tu ensayo

    ResponderEliminar